Historia

Historia

Historia

La historia de la Casa Palacio Guardiola se remonta al siglo XIX, en pleno romanticismo sevillano, cuando D. Andrés Parladé y Sánchez de Quirós, Conde de Aguiar, Delegado Regio de Bellas Artes y Delegado-Director de las excavaciones de Itálica, la manda construir.

Según A. Villar Movellán, en su libro Arquitectura del Regionalismo en Sevilla, 1.900-1.935, «la Casa Palacio Guardiola es una casa modelo en muchos aspectos, entre otros por ser arquetípica del estilo sevillano tal como se entendería el Regionalismo, adelantándose con ello en veinte años a la formulación de este concepto» y continúa, «este edificio sería para el Regionalismo, salvando las distancias, lo que fue la casa Tassel de Victor Horta para el Art Noveau, o el Café Restaurante de la exposición de 1.888 en Barcelona para el Modernismo Catalán, es decir, un primitivo».

Tiene todas las características de las casas señoriales de la época, accediéndose a través del patio apeadero, por un lado al patio de caballos y por el otro a la vivienda, donde se encuentran el patio principal, loggía, jardín, salones y otras dependencias.

La casa la compra el empresario, agricultor y ganadero D. Salvador Guardiola Fantoni, trasladándose en 1.945 a vivir con su familia, siendo sus herederos los actuales propietarios.

La Casa Palacio Guardiola está ubicada en pleno centro histórico de Sevilla, y está perfectamente comunicada con paradas de taxi, metro y tranvía, así como parking público.